CONFERENCIA DE PRENSA
Investigan la mortandad de lobos marinos en el norte de Chile

EFE 23 de agosto de 2009

Relacionado:

Santiago de Chile, 23 ago (EFE).- Las autoridades chilenas investigan hoy las causas de la mortandad en una población de lobos marinos en una lobera situada a las afueras de la ciudad de Iquique (norte), donde fueron hallados cerca de 300 ejemplares muertos o agonizando.

El hecho se produjo en una lobera ubicada en Punta Patache, a 71 kilómetros al sur de Iquique y a unos 1.800 de Santiago y, según informa hoy la prensa de la zona, existe incertidumbre sobre las causas del fenómeno, que ha afectado principalmente a crías de ese mamífero marino.

Mientras algunos atribuyen la mortandad a causas naturales, otras opiniones apuntan a la escasez de comida en el sector, mientras grupos ecologistas achacan la responsabilidad a algunas instalaciones mineras próximas a la lobera o a una planta de generación térmica.

La oficina local del Servicio Nacional de Pesca (Sernapesca) atribuyó el hecho a una escasez de alimentos en el Pacífico, a causa de la Corriente del Niño, lo que obliga a los lobos a internarse hasta cien millas mar adentro para encontrar comida.

Los lobos pequeños no pueden nadar esas distancias y al quedar sin sus madres, han sido los más afectados, según María Soledad Tapia, directora regional del Sernapesca.

Pero, a juicio de la ONG Atacama Sustentable, el hecho puede obedecer a la ingesta de peces contaminados por parte de los lobos, debido a una planta de molibdeno que funciona cerca del lugar.

"Lo más probable es que el alimento de estos especímenes esté contaminado, lo que estaría afectando su sistema inmunológico", dijo al diario La Estrella de Iquique la bióloga marina Sonia Moreno.

La planta pertenece a la empresa minera Collahuasi, que el pasado marzo fue multada por la Comisión Regional del Medio Ambiente por una infracción a las normas ambientales y que pertenece a un consorcio de firmas extranjeras.

El capitán de la Marina Álvaro Vicencio Andaur, gobernador marítimo de Iquique, tras recorrer el sector costero, se unió a la tesis de la falta de alimento asociada al fenómeno de El Niño y aseguró que los lobos muertos no suman centenares, "sino algunas decenas", en su mayoría de entre siete y ocho meses de edad.

Agregó que los cadáveres de los lobos presentan distintos avances en el proceso de descomposición, por lo que no todos habrían muerto en un mismo período de tiempo.

Según el oficial, a la falta de comida se agregaron las marejadas que han afectado en las últimas semanas a la zona, lo que significó que los debilitados mamíferos no pudieran soportar "las fuerzas de la naturaleza".

Agregó que la mortalidad normal de las crías de lobo alcanza a un 30 por ciento, que ahora ha subido al 70 por ciento.

También opinó de esa forma el biólogo marino Cristián Hudson, director del Centro de Investigación y Desarrollo de Proyectos Marinos, quien criticó a los grupos ambientalistas, cuyas acusaciones, a su juicio, "son muy adelantadas y sensacionalistas".

Tras indicar que también se han hallado lobos muertos en otros lugares, como Arica, a 200 kilómetros más al norte, Hudson dijo que la escasez de alimento podría explicarse también por la sobreexplotación de la anchoveta, un pequeño pez, principal alimento de los lobos y materia prima para la fabricación de harina de pescado.

"La presión que la pesca industrial ha ejercido durante los último años ha afectado el volumen total de peces, lo que afecta en consecuencia a las poblaciones de lobos", concluyó.


Centenares de lobos marinos aparecen muertos en Chile

AP 23 de agosto de 2009

SANTIAGO DE CHILE (AP).- Centenares de lobos marinos, adultos y crías, aparecieron muertos y otros agonizando en una lobera de Iquique, en el norte, y mientras unos responsabilizan a la falta de comida, ambientalistas apuntan a una planta de molibdeno, a una termoeléctrica o a algunas minas de la zona.

El hallazgo se realizó en la lobera de Punta Patache,1.700 kilómetros al sur de Santiago, en las cercanías del puerto de Iquique, en el área donde hay una planta de molibdeno, una empresa termoeléctrica y algunas minas.

Las imágenes de televisión de los canales 7 y 13 mostraron el sábado entre 200 y 300 restos de lobos marinos, al parecer la mayoría crías, tirados en las rocas de la lobera y decenas flotando en las aguas del mar, zarandeados por las olas y golpeándose contra las rocas. Autoridades de Iquique atribuyen las muertes a la falta de alimentos e informaron que algunas muestras fueron enviadas a Santiago para investigar las causas de los decesos.

Sin embargo, algunos defensores del medioambiente atribuyen las muertes a la ingesta de pescados contaminados, probablemente por el funcionamiento de la cercana planta de molibdeno, metal empleado principalmente para aleaciones, especialmente para endurecer el acero.

Algunos de sus compuestos pueden ser tóxicos por inhalación e ingestión. Joseph Morgan, de la organización no gubernamental Atacama Sustentable, luego de observar el lugar lo calificó como un ``escenario desolador''''.

``Lo más probable es que el alimento de estos especímenes esté contaminado, lo cual estaría afectando el sistema inmunológico de los mismos'''', declaró la bióloga marina Sonia Moreno bióloga marina .

Ninguna de las dos hipótesis ha sido comprobada, aunque a simple vista los lobos mostrados por la televisión no se observan desnutridos. Un comunicado del Servicio Nacional de Pesca, Sernapesca, atribuyó los decesos a la falta de alimentos en las aguas del Pacífico por causa de la Corriente del Niño.

Agregó que las madres se adentran en el mar en busca de comida, y dejan a sus crías abandonadas en las rocas. La directora regional de Sernapesca, María Soledad Tapia, y el director de Centro de Rescate Marino de la municipalidad de Iquique, Pablo Villegas, afirman que el problema es causado por la falta de alimentos en las aguas del norte.

``Generalmente son los lobos más pequeños los que fallecen, producto de la ausencia de la madre que se traslada a grandes distancias para buscar alimento'''', dijo Tapia.

La empresa minera Collahuasi es la dueña de la planta de recuperación de molibdeno ubicada en Punta Patache y en marzo de este año fue multada por la Comisión Nacional de Medio Ambiente por infracciones medioambientales.

Collahuasi pertenece a compañías subsidiarias de Anglo American plc (44%), a compañías subsidiarias de Xstrata plc (44%) y a un consorcio de empresas japonesas lideradas por Mitsui & Co., Ltd. (12%).